lunes, 29 de diciembre de 2008

A great place to work.

En mi oficina tenemos algunas frases recurrentes sobre Google: "¡Maldita sea, lo hicieron!", "Estos tipos hicieron un pacto con el diablo", "Bueno, sí, Google lo hace, pero ellos son Google", etc.

Tenemos otras dos que decimos bastante: "No abras esa puerta" y "No juegues a Dios". Esas valen para todos los mortales excepto para la gente de Google (si es que son mortales). Ellos son expertos en abrir puertas y jugar a ser Dios.

Ahora en serio. A veces les sale mal, por supuesto. De hecho, es probable que la mayoría de las veces les salga mal, pero sólo nos enteramos de sus éxitos y de algún que otro fracaso muy estrepitoso. Pero así es la innovación, el abrir puertas, ser Dios (en el sentido de crear algo que no existe). Cien fracasos para un éxito... ¡Pero qué éxito!

¿Cómo, cómo lo hacen? No tengo idea, si la tuviese probablemente estaría trabajando allí.

Y de pronto me dí cuenta de que ésa es la respuesta: si tuviese idea de cómo hacer esas cosas, trabajaría allí. O por lo menos lo intentaría. ¿Por qué? Porque Google ha logrado convertirse en la Meca para muchos (no todos, pero creo que casi) dentro de los negocios en los que participa.

¿Así que ése es el secreto? Tenemos tres factores de producción: capital, tierra y trabajo. El capital ya no es un problema para ellos (¿existe algo que no puedan comprar?), la tierra no es un factor influyente, queda el trabajo: la gente, las personas. Los mejores en su campo trabajando en un ambiente que favorece la innovación. No creo haber descubierto América con esto.

Para conseguir a los mejores han tomado un camino por el que ahora están transitando muchas empresas: marketing. Hace un par de días paseaba por el centro y vi en la puerta de un edificio de oficinas el logo de una empresa (no me fijé ni cuál era) y la frase "Great place to work".

Cada vez más empresas se han dado cuenta de que el camino es convencer a todo el mundo de que "éste es un gran lugar para trabajar". Todos deben creerlo saberlo. Así que hacen esas cosas que solemos ver en las campañas de marketing: la sala de juegos, los carritos, el cuasi-parque-de-diversiones, el 20% de tiempo para proyectos personales (que terminan siendo corporativos), las juntas de empleados, la cafetería...

Son grandes beneficios para el trabajador, sí. Pero creo que están más orientados a los de afuera que a los de adentro. Otro detalle: el proceso de selección. Enrevesado, delirante, casi caprichoso. Es que si todos pudiésemos entrar al paraíso éste ya no sería tan codiciado. Más de uno (me cuento) entraría aunque sea sólo para "probar", y para poder decir (y decirse): "Google me contrató".

Ahora, ¿será un "great place to work" realmente? Por las historias que se leen por allí, es como cualquier otro: a algunos les encanta, otros no terminan de encajar. Pero el hecho es que casi todos quieren probar, y de los que pasen el primer filtro técnico quedarán los que superen el período de "adaptación".

¿Qué es realmente un "great place to work" que además favorezca la innovación? Digo, ¿cuál es la esencia? Porque conozco de empresas con grandes beneficios (bonus, horarios flexibles, muchos proyectos, buen ambiente entre los compañeros...) pero que no lo son.

Se las dejo picando. No es que tenga opinión y quiera crear suspenso, sino que no lo sé realmente.

Por cierto... buscar "Great place to work" en Google.

3 comentarios:

Improbable dijo...

Que es un gran lugar para trabajar?. Mi respuesta rápida "es un lugar donde tu jefe sabe más que vos de algo que te interesa aprender y a él le interesa enseñar".

Además, un gran lugar para trabajar debe cumplir con los requisitos de la categoría anterior (un lugar digno para trabajar).

Por cierto, la frase de jugar a ser dios y el asunto de los fracasos que ello trae... este universo como calificaría? como un fracaso? como un modesto éxito? como un éxito rutilante?

Cerebrado dijo...

Primero lo primero: Me encantó la definición del comentario anterior, y algunos saben que me termino yendo de los trabajos porque tuve muchos jefes que no cumplian uno u otro requisito.

Pero además agregaría: "donde me dejen ser". Con todo lo que ello implica. Entiendase que no quiero ser "todo" lo que puedo ser, pero si "quiero ser"... un poco.

Y eso implica que a veces sé de lo que hablo, a veces puedo tener razón, a veces buenas ideas, y que a nadie ls gusta callarse y ser condescendiente por siempre.

AcP dijo...

¡Muy buena definición! Aunque un poco exigente, tal vez. Si por ejemplo mi jefe no tiene especial interés en enseñar nada pero se puede aprender mirando... bah, que ganas de buscarle el pelo al huevo.

Ah, y habría que meter el condicional de Cerebrado, también. Es muy lindo aprender pero uno también quiere aportar, que si no es apenas una escuelita.

Se va formando mi opinión... pero tengo que decantar todavía.

Yo creo que este universo es una beta pública, veremos qué se viene en las próximas versiones :P