viernes, 30 de enero de 2009

Experto.

Un buen disparador el post ¿Es Senior Manager un “experto”?,  por la anécdota y también por los comentarios (iba a meter el mío pero está todo dicho, especialmente en el de José Carlos Amo Pérez, el primero).

Son dos los temas que me quedan dando vueltas:

  1. ¿Escribir en un blog refuerza una percepción de “experticia” sobre nosotros de parte de la gente que nos rodea?
  2. ¿Cuándo puede considerarse uno un “experto”?

Para la primera tengo la sensación de que sí, definitivamente (buen momento para aclarar que estamos hablando de percepciones, no de realidades ni opiniones sobre mí mismo).

Sobre todo en un blog más bien tirando a “serio” como es el caso de Senior Manager. A mí, aunque a veces me dicen que escribo “lindo” (gracias) no me han señalado de experto muy seguido (por no decir nunca sin un par de copas encima). Supongo que entradas como ésta no ayudan.

Pero no es el hecho de escribir en un blog lo que refuerza la percepción de experticia sino el hecho de escribir, a secas.

Mucho tiene que ver (creo) el que muy pocas personas pueden producir texto de cierta calidad en términos de estructura, claridad, vocabulario, etc.

La mayoría de los profesionales puede escribir correctamente pero usualmente sólo produce texto orientado a lo laboral o a la coordinación más que a exponer un tema a una audiencia anónima y más o menos amplia. Escriben cartas, mails, informes…

Es decir, si bien pueden llegar un artículo o un comentario académico en general no lo hacen. O no con la frecuencia y el feedback suficiente (que da un blog, por ejemplo) como para aceitar el estilo.

Y un buen número de personas no puede expresar absolutamente nada coherente en palabras escritas, y esto es grave. Cualquiera que tenga un blog o guste de leerlos o navegar por los foros se ha topado con algún (usualmente) simpático hoygan, lo que nos da una idea de su número.

Así, no es tanto el ser más o menos experto sino el grado en el que lo que sabemos –mucho o poco- se demuestra, y escribir bien ayuda.

En cuanto a la segunda pregunta, “¿Cuándo puede considerarse uno un experto?” me ha gustado la definición de uno de los comentarios del post referenciado: “Ser un experto en algo significa haber cometido todos los errores posibles” (en esa disciplina).

Supongo que porque me permite afirmar que me dirijo a serlo a pasos acelerados… soy programador, nosotros tenemos ventaja en eso de cometer errores.

100px-Teclearhastalamuerte

3 comentarios:

Senior Manager dijo...

Hola Andrés, no te creas que eres el único que sigue dándole vueltas a la cabeza con el tema de la experticia ligada a los blogs... he estado casi toda la semana debatiéndolo, no sólo en la blogosfera, sino también en mi oficina, con los amigos y hasta dentro de mi núcleo familiar.

Me parece que has acertado con la respuesta de la primera pregunta, pues es cierto que la percepción (¡buen término por cierto!, muy apropiado) de experticia, es directamente proporcional a cómo escribes y a lo que escribes, eso es un hecho.

Y ahora que lo pienso, yo también tiendo a pensar que las personas que producen textos de calidad en términos de estructura, claridad, vocabulario, etc. son expertos en su materia, pues no hay variables evidentes que me indiquen lo contrario y eso me lleva a sacar estas conclusiones. Igualmente me sucede lo contrario con las personas que difícilmente pueden expresarse de forma coherente en palabras escritas, así que ya ves cómo nos podemos dejar influenciar por ciertos factores, que aunque no concluyentes si que afectan nuestro criterio.

En cuanto a la segunda pregunta... sólo puedo decir que he cometido muchos errores en mi carrera (y en mi vida); aunque no sé si todos los posibles como para convertirme en un experto.

Lo importante, en mi caso al menos, es que mi Norte sigue siendo ayudar con consejos a quien pueda necesitarlos y al mismo tiempo transmitir conocimientos, independientemente de la impresión que pueda dar al escribir, y bajo esas premisas continuaré escribiendo.

Gracias por tu reflexión y por seguir extendiendo el tema. Seguro que como programador habrás cometido más errores que yo...;)
Slds
SM

Cerebrado dijo...

Yo creo que el expertise de alguien no está determinado por si sabe escribir o no. He leído burradas muy bien escritas y he conocido genios a los que les cuesta expresarse tanto por escrito como por otros medios (habla, señales de humo, golpes de tambor o lo que fuera).
Sí estoy de acuerdo que hay quienes creen (tienen la percepción) que escribir es sinónimo de saber (Una vez una profesora me reprobó porque yo no estaba de acuerdo con lo que decía un autor, a lo que le respondí: "Si para tener yo la razón tengo que escribir un libro, es muy fácil llegar a la verdad"
Pero finalmente, la opinión de si uno es un experto o no, no es relevante si viene de "abajo" (o no debería serlo) sino si viene de "arriba". Si yo sé cocinar el mejor pollo a la naranja y alguien que no sabe cocinar me diga que soy un experto en cocina, no me dá mucha información. Y menos aún si no probó mi pollo y leyó mi libro de cómo cocinarlo...

Reflexiones por las ramas.

AcP dijo...

De todas maneras -sigo pensando-, si bien Cerebrado tiene razón en señalar que escribir bien es indicio pero no garantía, Senior Manager abre la puerta para lo siguiente:

El verdadero conocimiento de un experto que no pueda expresarse morirá necesariamente con él. Podrá -tal vez- ser imitado pero nunca comprendido realmente... esto tiene un montón de implicancias... uf, ya me cansé.

¿Por qué no puedo comentar como la gente en mi propio blog?